Breve reseña histórica

Sindicato Portuario: Forjado en la Fragua de la Lucha

En 1905 se creo la Federación de Trabajadores del Puerto, primera organización que aglutino los gremios portuarios: calafateros, carpinteros, caldereros, marítimos, estibadores, etc.

La creación de la Federación Obrera Marítima (FOM) en 1918, permitió dar pasos más sólidos en la organización de los trabajadores portuarios. En 1918 y 1919, se sucedieron grandes huelgas, con victorias iniciales y duros golpes represivos en la ultima, recuperándose en 1933 (durante la dictadura de Terra) con una huelga que con base en todos los puertos del litoral, significo una gran victoria para los trabajadores. En esa etapa, la FOM contribuyo a la fundación de la Confederación General del Trabajo del Uruguay.

Hacia fines de 1930, se produce la desaparición de la federación Obrera Marítima. Su vacío fue ocupado en la ANP por organizaciones sectoriales en Terrestre, Dragado, Marítima, Talleres, Varadero y Conservación de Obras, provocando una gran dispersión de fuerzas y agudizando la represión y desconocimiento de los derechos laborales por parte de los jefes y directores.

Por 1945 comienzan a gestarse los primeros atisbos hacia una única organización sindical que representara a todos los trabajadores de la Administración, nuestro SUANP.

Eran tiempos en los cuales los gerentes y jefes de cada sector tomaban y despedían al personal a voluntad.

En Dragado y Marítima había que pagarse la comida. En los talleres y el varadero, el personal que trabaja en cancha los días de lluvia se iba para casa sin cobrar el jornal. En la Terrestre, los pocos peones efectivos y jornaleros trabajaban en condiciones inhumanas, y estos últimos debían realizar colas de 12 o 14 tendidas sobre los adoquines esperando el “toque de campana” en el cual los capangas determinaban quienes iban ese día a trabajar.

Varias veces se logro que las diferentes organizaciones sectoriales que funcionaban se reunieran para manifestar por reclamos generales, pero sin lograr tener un peso importante para cambiar las condiciones de trabajo.

En 1946 se comienza a transitar por el camino de la unificación, constituyendo una sede en común en Rincón 520 esquina Treinta y Tres, brindándose solidaridad y asistencia mutua. Esto, junto al ansia de hacerse respetar en su condición de trabajadores, había calado en la conciencia fundamentalmente de los jornaleros. Comenzaron a plantearse acciones conjuntas. Si determinaban la paralización de las manos en una operación por sanciones arbitrarias, inmediatamente los delegados de base comenzaban a paralizar las actividades en todo el puerto, en solidaridad con los compañeros afectados por el problema.

Se realizaban mítines en las ramblas, se levantaban tribunas, se recorrían los fogones en los muros. Los delegados hablaban de la necesidad de unirse, organizarse, luchar, comenzando a sobresalir la figura de Javier Larocca en el cual los trabajadores comenzaron a identificar la necesaria unificación.

EL NACIMIENTO DEL SUANP

En los primeros meses de 1947 se realiza la Convención de Comités de Base, cuyo único lema era la unidad, que gestada desde abajo iba a garantizar su desarrollo y consolidación.

Esta fue la base con la cual se constituyo un 18 de febrero de 1948 el SUANP, Sindicato Único Administración Nacional de Puertos; los tres puntos fundamentales de su orientación fueron:

 

  • Un programa que avanzara más allá del simple economismo.
  • Que en función de su orientación y programa, el SUANP no debía encadenarse a la sola función de solicitar aumentos de salario, sino luchar también por las reivindicaciones sociales de los trabajadores de la ANP.
  • Levantar la bandera del internacionalismo proletario, ya que las causas que padecen los trabajadores en el mundo de explotación, miseria, hambre y falta de trabajo no son comunes a todos por igual.

 

Los comienzos fueron difíciles. En los años 51-52 son implantadas las medidas de seguridad. La mayoría de los dirigentes son internados en cuarteles del Interior, procediéndose también al allanamiento de nuestro local sindical.

Esa primera etapa tensa, se fue superando y el SUANP se consolido sobre cimientos muy firmes, que fueron permitiendo la conquista de mejoras y profundizar una justa y correcta orientación obrera.

Los años 60 nos encontraron enfrentando junto a la CNT, a los gobiernos entreguistas sometidos al FMI, en las gigantescas manifestaciones a favor de la democracia, ante los primeros indicios de gobiernos autoritarios que nos condujeron a la dictadura, como el de Pacheco. En particular en la ANP al Gral. Rivas, al que tras un largo conflicto se echa de la Presidencia de nuestro Ente.

En este periodo importantes conquistas afianzan la orientación del gremio: humanización del trabajo en la terrestre, las 6 horas, ley de viviendas con el cual 785 portuarios obtuvieron su casa (hasta que la dictadura se apropio de los fondos), importantes leyes laborales junto a los trabajadores de la mesa de Entes, mensualización de los jornaleros, etc.

También fuimos solidarios con las grandes huelgas de los obreros de la carne, lana, metalúrgicos, textiles, tamberos, etc.

 

1973 Huelga General y los Años de Resistencia

 

La CNT había resuelto años antes que en caso de Golpe de Estado, se respondía con la Huelga general. A través de boletines y charlas se fue alertando a los trabajadores sobre las consecuencias del Golpe y las medidas a tomar.

El avance de las clases populares por una sociedad mas justa fue determinante para que las clases dominantes, junto a las fuerzas armadas apoyadas por los Estado Unidos, desencadenasen el golpe contra el pueblo uruguayo, invocándolo.

Por las condiciones del puerto se procedió a ocupar algunos sectores, mientras el resto no venia a trabajar. Así se logro paralizar el puerto cerca de diez días.

Durante esta situación el comité Ejecutivo junto a los militares se dividió en tres para evitar ser detenidos por los militares, pasando a trabajar en la clandestinidad, donde se intentaba orientar al gremio con las dificultades lógicas al estar requeridos.

Se puede decir que el balance fue positivo. La dictadura no logro ningún apoyo entre los trabajadores, cuya primera expresión fue el rechazo, cumpliendo las resoluciones de la CNT. A nivel internacional tuvo una amplia repercusión.

Levantada la huelga, a todos aquellos con militancia gremial se los retiro el carne de acceso al puerto y se les paso a disponibilidad. Mas tarde, muchos tuvieron que concurrir mensualmente a la Prefectura Naval al quedar en libertad vigilada por varios años.

En estas condiciones se continuaron realizando reuniones en el SUANP, cobrando la tarjeta sindical, sacando boletines, etc., hasta que se produce la obligación que los gremios reafilien a sus adherentes, pues la dictadura entendía que los dirigentes se habían adueñado de los sindicatos y les negaban la participación a los trabajadores.

Este fue un gran desafío para la CNT. Aquí en el puerto se logro aumentar la cantidad de afiliados, incluyendo un importante cantidad de administrativos, demostrando además que los gremios a nivel nacional contaban con gran respaldo.

En 1975 se produce un recrudecimiento de la represión. Se allana el SUANP, siendo detenidos en la Prefectura Naval casi todos los miembros de la dirección, confirmándolos luego durante varios años en el Penal de Libertad.

Ante este golpe, se decide por parte de los compañeros destituidos y en actividad mantener nuestro local abierto, continuar cobrándola tarjeta sindical, continuaren contacto con los trabajadores y en la medida de los posible dar solidaridad a  las familias cuyos compañeros estaban presos.

Esta situación se mantiene hasta el año 79 donde se producen varios acontecimientos:

 

  • compañeros destituidos son detenidos y procesados por la dictadura.
  • Trabajadores que habían entrado como becarios ingresan a los grupos “suanpistas”, fundamentalmente en los sectores técnicos, realizando tareas de apoyo en finanzas y propaganda.

 

Comenzó a mejorar la comunicación entre trabajadores. Se profundizaron los nexos con la CNT en el exilio a través de los compañeros destituidos. Es de destacar que los grupos “suanpistas” funcionaban en diversos sectores; muy pocos compañeros se conocían entre si, siendo los contactos entre los compañeros de diferentes sectores coordinando desde el SUANP.

En setiembre de 1980 se produce un nuevo allanamiento del SUANP, donde los compañeros que se encontraban reunidos son interrogados y duramente golpeados por integrantes del DEPll de Jefatura, los cuales provocaran también destrozos en el local.

En los años siguientes se continúo trabajando en la reorganización del gremio, teniendo que marchar al exilio en 1983 un nuevo compañero.

Lo mas positivo de estos duros años fue el mantener abierto el local gremial, con todo el sacrificio que esto significo. Formar grupos sindicales en varios sectores, continuar cobrando la cuota sindical, editando boletines, brindando solidaridad. Hasta que en el 1º de Mayo de 1983 logramos reuniones y conocernos, y así comenzar a concretar, tras largos años de resistencia la reactivación de nuestro querido SUANP.

        

Crónica de una Reorganización

El 1º de mayo de 1983 fue un mojón importante para todos los trabajadores, también lo fue para el SUANP, que llamo a participar por medio de un boletín distribuido masivamente en el gremio. Aquella maravillosa jornada incidió mucho en el entusiasmo de los trabajadores portuarios que sintieron la necesidad de funcionar organizadamente. Se comenzó a discutir una forma de mejorar la organización, que hasta ese momento funcionaba en régimen de Plenario General. El comité de base del sector de Talleres había discutido y resuelto proponer la creación de una mesa provisoria, que funcionara como dirección provisoria del gremio. Por aquel tiempo se estaban creando muchos comités de base que, por un criterio de seguridad, no se reunían todavía en el local del SUANP.

Se inicio la discusión del proyecto de organización del SUANP, que consistía en la conformación de una Mesa provisoria, integrada por dos delegados por sector de la ANP, mas dos compañeros destituidos que ya estaban colaborando hacia largo tiempo atrás desde la clandestinidad. Además de esta Mesa Provisoria se designaron representantes del SUANP en la Mesa de Públicos., que había comenzado a funcionar en el PIT con las organizaciones de los entes Autónomos, del Municipio y de los Ministerios. En este periodo se inicio el cobro de la cuota sindical y en setiembre de 1983 los comités de base y toda la actividad del sindicato pasó a funcionar en nuestro local. Finalmente, a fines de enero de 1984, se aprobó el proyecto de organización y fue elegida la Mesa provisoria como dirección del SUANP.

ENERO DE 84

En aquellos días se desarrollo una discusión  muy fértil en el sindicato y entre los militantes sobre el apoyo al paro propuesto por el PIT para el 18 de enero. Finalmente fue aprobado, informando la Mesa provisoria a través de un boletín. Del paro participaron 2000 trabajadores portuarios, lográndole una mayor unión de nuestro gremio.

La ilegalización de PIT por parte de la Dictadura obligo a que los compañeros de la Mesa Provisoria de nuestro sindicato se reunieran en una Iglesia y con las máximas precauciones. Aun en esas circunstancias se consolidaron los comités de base de Marítima, Dragado y Edificio Sede.

ABRIL DE  84

Fue en abril de 1984 que comenzamos a cobrar en forma pública la cotización del SUANP. Con las tarjetitas rojas que andaban por todo el puerto se inicio la organización de las finanzas, un eslabón más en la organización de la lucha.

Ante la avidez de los trabajadores por informarse y discutir de algunos temas, pronto comenzaron realizarse charlas organizadas por el PIT y la Mesa de públicos. En el marco de la semana de movilizaciones de los trabajadores públicos, el 27 de abril de 1984 se realizo en el SUANP una charla sobre “Trabajo y Salarios”. Estas actividades culminaron el lunes 30 de abril con una concentración de los trabajadores frente al Ministerio de Trabajo.

MAYO DE 84

Nos toco estar con un delegado del SUANP designado por la Mesa Provisoria en el estrado el 1º de Mayo de 1984. En aquel periodo se destacaron las primeras luchas del SUANP, como la concentración de Talleres frente a la Gerencia del Capitán Aguerre, donde fueron suspendidos 16 compañeros electricistas y fundidores por negarse a realizar tareas de albañiles en la famosa planchada de electricidad-fundición. Finalmente, la movilización del gremio logro levantar las suspensiones.

JUNIO DE 84

El 12 de junio se realizo  un Plenario General en el que participaron unos 100 compañeros. Allí se encomendó a la mesa provisoria la elaboración de una Plataforma y un Plan de Movilizaciones en pro de nuestras reivindicaciones. Además se reclamo la libertad irrestricta de los presos políticos y, en particular, de los compañeros encarcelados de nuestro gremio: Estala, Rossi, Bello y Balmelli.

El 22 de junio se hizo entrega al Directorio Interventor de nuestro petitorio, con una movilización de todo el gremio en la explanada del Edificio Sede. Luego de más de 15 días de evasivas, tuvimos como respuesta de que para obtener aumentos salariales deberíamos recurrir al Ministerio de Transporte, ya que la ANP depende del mismo. Gran mentira y esquive político! Pero salieron de allí puntos positivos.

 

  • el directorio interventor elevo el presupuesto al MTOP, proponiendo que se contemplara un aumento general.
  • Podíamos presentarnos como sindicato a cada una de las gerencias, para plantear las carencias concretas que teníamos (ropa, herramientas, etc.).

 

Se tuvo que reconocer de hecho y de derecho que el SUANP era el Sindicato que representaba a los trabajadores de la ANP.

Casi junto con la discusión de nuestra plataforma, se fue procesando la realización del paro del 27 de junio, aniversario del golpe de estado y de la iniciación de la oscura historia de la dictadura militar. Se propuso que la convocatoria a ese paro fuera lo mas amplia posible integrando a otros grupos sociales y políticos.

El paro cívico del 27 de junio de 1984 fue un éxito en general, y también en nuestro gremio, ya que adhirieron el 75% de los trabajadores de la ANP.

 

JULIO DE 84

El 7 de julio de 1984, siguiendo con la expansión y afirmación de nuestro sindicato, se realizo un festival de canto popular organizado por la mesa provisoria en el local del Sindicato de CONAPROLE. A pesar del frío de aquella noche fue un éxito de gente y una oportunidad de reencuentro con viejos militantes de varios gremios.

AGOSTO DE 84

En agosto seguíamos sin respuesta a nuestros reclamos. A esto se agregaron traslados arbitrarios y represivos de algunos compañeros de la mesa provisoria y de otros militantes del SUANP. Hubo un recrudecimiento de la represión a los trabajadores portuarios después del éxito del Paro Cívico del 27 de junio. En asamblea general el 3 de agosto se faculto a la mesa provisoria a “realizar las gestiones pertinentes para el logro de estos objetivos.”

A los 13 puntos originales del petitorio se les fue sumando la restitución de los destituidos, pago de un préstamo de emergencia de $10.500, el reclamo por sanciones arbitrarias por usar barba y por paros realizados.

Tuvimos la primera respuesta concreta y negativa del directorio. Ante esto se planteo un repliegue del gremio para la organización y posterior movilización. La discusión se fue dando en cada lugar de trabajo, con los respectivos gerentes o jefes. Empezaron a darse las primeras conquistas: pagos de comidas al personal embarcado, ropa de agua gratuita.

El SUANP retoma su camino de lucha incansable en defensa del trabajador portuario. Asimismo en los años siguientes los trabajadores portuarios deberán enfrentar al modelo privatizador que inexorablemente se iría instalando.

 

Hacia la Unificación de todos los trabajadores portuarios. El SUANP comienza a cambiar su estructura cobijando bajo sus banderas a todos los trabajadores portuarios tanto públicos como privados.

 

Los servicios portuarios, además de los trabajadores del estado eran desempeñados por trabajadores registrados en los Servicios de Estiba, Toneleros, Apuntadores y Guardianes quienes funcionaban como bolsas de trabajadores administrados por A.N.S.E., empresa pública no estatal. Estos trabajadores no estaban nucleados en el  SUANP que sólo cobijaba en su seno a los trabajadores estatales.

Los trabajadores de los llamados registros de estiba se agrupaban en S.A.E.D.U. ( ) organización sindical independiente no afiliada a la CNT.

A partir del año 1984 comienza la acción de los gobiernos para realizar “la reforma portuaria”.

 

Año 1992

En abril del año 1992, se aprueba la Ley Nº 16.246. “Ley de Puertos”

Para los empresarios esta Ley fue la que propició el desarrollo portuario; para los trabajadores, fue la forma elegida por los empresarios y gobernantes del momento para encausar un desarrollo portuario que se daba a nivel mundial; sobre la base de facilitar el movimiento de las cargas y desregular  al trabajador portuario.

Desde nuestro punto de vista, esta Ley, introdujo cambios  y proporcionó lineamientos que fueron muy perjudiciales para los trabajadores. Es así que dos de sus contenidos afectan directamente a los trabajadores portuarios: la privatización de los servicios  y la eliminación de la Estiba administrada por ANSE,  creándose una  “nueva mano de obra portuaria”, ya no permanente, sino EVENTUAL.

La Ley de Reforma Portuaria fue aprobada pese a la movilización de los trabajadores portuarios apoyados por la central PIT-CNT luego de un extenso debate en el parlamento rodeada de movilizaciones populares en rechazo a la misma.-

 

 La nueva “mano de obra portuaria”

Las Empresas Operadoras comenzaron cada cual individualmente, al armado de “pandillas” con estibadores eventuales para sustituir a los estibadores de ANSE renunciantes.

Estos nuevos estibadores son contratados para la operación de un buque, que durará algunas horas o algunos pocos días, quedando  luego  desligado de la empresa, sin derecho a ningún reclamo posterior.

La ANP, amparada  en la nueva ley, deja de brindar  el servicio de O.P.O., personal obrero  que trabajaba en la carga y descarga de los buques.

Los trabajadores son en su mayoría los antiguos estibadores que se van   intercalando con otros  nuevos, que aceptan salarios menores y que cada vez son más numerosos.

Así es que se rebajan los salarios y condiciones de trabajo, los nuevos estibadores tienen vedado, expresa o indirectamente organizarse sindicalmente. Sin medios para defenderse, el salario de sus jornadas, que no tiene fecha ni hora para comenzar ni para terminar, lo fijan las patronales a su antojo y las horas extras, el trabajo nocturno, insalubre, etc., en muchos casos no se paga de acuerdo a la ley.

Durante estos años nuestro SUANP es el único sindicato que permanecerá desdoblándose en una lucha sin cuartel con el fin de enfrentar las crecientes privatizaciones y la contínua intención de desarticular el ente estatal. Asimismo el gremio asume el compromiso solidario con los trabajadores privados en total desamparo presionados constantemente por los empresarios portuarios nucleados en el Centro de Navegación

El trabajador portuario necesita de protección, el SUANP colabora constantemente con dichos trabajadores, intenta una y otra vez agremiarlos, formar sindicatos.  Una y otra vez los trabajadores son despedidos o simplemente no se los convoca destruyendo de esta forma cualquier vestigio de agremiación posible.

Año 2000:

Se promulga la Ley de Urgente Consideración impulsada por el gobierno de Batlle, esta ley termina de barrer los pocos controles que aún existían sobre la actividad portuaria enterrando definitivamente a ANSE y pasando sus cometidos al Ministerio de Trabajo quien es incapaz de realizar las funciones, dado la falta de personal experimentado en materia portuaria y las dificultades económicas en función de que se le atribuyen las tareas pero no se le asignan los recursos existentes hasta el momento para los fines de control e inspección provenientes de un gravamen a las mercancías.

La Ley de puertos también marcara con fuego y en forma definitiva el rumbo portuario. Esta ley es quien va a permitir la entrega de la Terminal Especializada de Contenedores, hasta el momento operada por el estado y que en innumerable veces se intentara privatizar en sucesivas licitaciones en donde los trabajadores portuarios nucleados en el SUANP enfrentaron una y otra vez  impidiéndose su privatización.-

La Ley de Urgencia creó una SA con la Corporación Nacional para el Desarrollo y ésta remató la Terminal, al mejor postor, pese a la oposición del SUANP, en 14 millones de dólares.

El SUANP llama a recoger firmas para plebiscitar  la ley y lograr su anulación, los trabajadores dimos la lucha solos, unidos  a la central PIT-CNT, fuimos convenciendo, modificando opiniones logrando que poco a poco las fuerzas de izquierda se sumaran a nuestro esfuerzo.- Pero no alcanzó, se juntaron las firmas y ……se llamó a las urnas con el fin de conseguir que el 25 % del electorado reafirmara su voluntad de plebiscitar la ley, faltaron pocos votos pero no se logró, una vez más los trabajadores portuarios perdimos frente al poder político empresarial pero no nos derrotaron, el SUANP seguirá luchando.

En resumen, amparados en la Ley de Puertos las sucesivas administraciones fueron profundizando la transformación del Estado;  ganó espacio el concepto de Puerto Propietario, aunque la ley  es clara en cuanto al papel que la Autoridad debe cumplir “Conservar, Administrar, y Desarrollar los puertos.  Asimismo se entiende que el Ente debe asesorar al P.E. en materia de política portuaria pudiendo operar en aquellas áreas que el mismo entienda necesario.-

La orientación seguida  que a nuestro criterio es contradictoria con la propia Ley, optó por aplicar una política de retiro del Estado de todas las áreas portuarias, es decir que la ANP no drague con elementos propios, no opere con remolques ni grúas, que tercerice servicios de obras y mantenimiento e incluso hasta los controles. Asimismo lejos de cumplir el papel de motor de desarrollo, el Ente, fue perdiendo incidencia y autoridad en la materia.

La ANP que en 1990 contaba con 4.000 funcionarios pasa a tener en el año 2005 tan sólo 750 trabajadores. La mano de obra privada no se puede contabilizar debido a su precariedad fruto de la eventualidad y tercerizacion.

A pesar del contexto, el SUANP continúa la lucha en defensa del trabajo y el trabajador portuario, dos consignas lanzadas desde nuestro gremio marcarán estos años:

1996 “NI UN PORTUARIO FUERA DEL PUERTO”

2001  “UN SOLO SINDICATO PARA TODOS LOS TRABAJADORES PORTUARIOS”

Año 2002:

Podríamos citar varios ejemplos de intentos de los trabajadores por organizarse en torno a su sindicato y de cómo las empresas amparadas en la desprotección los arrasaron, pero es en este año, donde quizás se produce uno de los mayores atropellos a la libertad sindical, pero dejara una clara enseñanza para los trabajadores portuarios; la unidad es primordial,  nos organizamos y peleamos juntos o estaremos condenados al manoseo y explotación empresarial.-

“El Hecho” el 30 de abril de 2002 la firma Planir SA consulta a sus trabajadores sobre  su concurrencia al trabajo el 1º de mayo “Día Internacional de los Trabajadores”. Los estibadores, en vista de que no les correspondía dar servicio, pues les tocaba el turno a otras dos empresas y ser la conmemoración del Día de los Trabajadores, contestaron que no concurrirían al Puerto.

El día en cuestión se desarrolló normalmente, siendo el servicio atendido por los estibadores de las otras dos empresas.

Al día siguiente, al concurrir los estibadores como era de costumbre, para informarse de las convocatorias al trabajo, no se les permitió el acceso a las oficinas de la empresa .Esta situación tuvo varias instancias de negociación por parte de nuestro Sindicato.

Hubo tres reuniones de Conciliación de la que se logró que fueran convocados al trabajo nuevamente pero donde la Empresa manipuló a su conveniencia el orden preestablecido de la lista de estibadores.

Allí compareció también la Empresa Montecon S.A. para la cual trabaja Planir y entre las cuales es confusa la responsabilidad de la convocatoria a los estibadores. También se presentó la “queja ante OIT por discriminación antisindical de trabajadores portuarios”, obteniéndose el apoyo del organismo internacional, el que resolvió a favor el reclamo sindical. El  gobierno sancionó económicamente a la empresa, pero no solucionó la situación de los trabajadores que perdieron su fuente de trabajo.

La bronca, la rabia se transformaron en una herramienta, los trabajadores portuarios de todo el país comienzan a reunirse, en torno al sindicato surgen movimientos importantes de Fray Bentos y Nueva Palmira, los trabajadores de Montecon, TCP siguen estos pasos, el sindicato portuario se palpa.

El SUANP comienza a transformarse, se suceden marchas, asambleas conjuntas, los trabajadores se mezclan, se confunden, las banderas del sindicato portuario comienzan a flamear.-

Noviembre 2007:

3 de noviembre de dos mil siete; se firma  un acta de declaración en donde los representantes del SUANP  y los representantes de los trabajadores de las empresas privadas  establecen su voluntad de crear el Sindicato Único Portuario y Ramas Afines (SUPRA).

HOY

Parecía utópico, pero paso a paso, gracias al trabajo y compromiso de muchos, logramos sortear viejas barreras, y consolidamos un ejemplo para todo el movimiento sindical, UN SINDICATO ÚNICO de toda la actividad portuaria a nivel nacional. TODAS LAS TRABAJADORAS Y TRABAJADORES PORTUARIOS, DE TODOS LOS PUERTOS  DEL PAÍS, BAJO UNA MISMA BANDERA, LA DEL SUPRA.

SEGUIREMOS ADELANTE…